Letras y Acordes de Autores del Folklore Argentino Letras y Acordes de Intérpretes del Folklore Argentino Cuestionarios de Letras y Acordes del Folklore Argentino Poemas gauchescos Pedir Letras y Acordes del Folklore Argentino Ritmos de Letras y Acordes del Folklore Argentino Karaokes de Letras y Acordes del Folklore Argentino

Zamba del gaucho guerrero (Zamba)

Letra y música: Hernán Figueroa Reyes


I En tiempos en que la patria Am Dm necesitaba valientes, E7 Am (el gaucho Martín Bis (se puso a pelear, B7 (entreverao con su gente. E7 Am Del Alto Perú venían, dentraban ya en Humahuaca. (Y ahí nomás Martín Bis (los salió a topar, (con boleadoras y lanzas. Estribillo Donde termina la calle Dm va levantándose el cerro; E7 (allí va Martín, Am Bis (don Martín Miguel, B7 (con sus cien gauchos de fuego. E7 Am I Bis Y su guardamonte al aíre serpenteaba las "saitilas", (sabiendo quizás Bis (que la muerte cruel (rondaba en las Higuerillas. Al alba se sintió un grito desgarrando todo el valle: (murió don Martín, Bis (murió don Martín, (lo está llorando el gauchaje. Estribillo Donde termina la calle va levantándose el cerro; (allí va Martín, Bis (don Martín Miguel, (con sus cien gauchos de fuego.


Esta zamba está dedicada al General Don Martín Miguel de Güemes, a quien el General San Martín dejó a cargo de la defensa de la frontera norte del país durante la Guerra de la Independencia Argentina, porque consideró que su conocimiento de la zona y su estrategia de guerra de guerrillas era suficiente para contener los ataques de las fuerzas españolas. Fue gobernador de Salta durante seis años, elegido por el pueblo salteño que le prestó todo su apoyo en la lucha; como guerreros los hombres, como espías o mensajeros las mujeres, los niños y los ancianos ("se puso a pelear, entreverao con su gente"). Con escaso armamento ("los salió a topar con boleadoras y lanzas") y pocos hombres ("allí va Martín, con sus cien gauchos de fuego") inició la llamada Guerra Gaucha, con la que contuvo invasiones de ejércitos formados por más de seis mil veteranos bien equipados.

Ya durante las invasiones inglesas había demostrado su capacidad, cuando al ver que por una bajante del río un barco inglés quedó encallado dirigió una carga de caballería y logró tomarlo al abordaje, algo realmente insólito. Dada la inferioridad de sus fuerzas no presentaba batalla, sino que hostilizaba al enemigo diariamente y lo aislaba, dejándolo incomunicado y sin víveres. Dijo San Martín: "Los gauchos de Salta solos están haciendo al enemigo una guerra de recursos tan terrible que lo han obligado a desprenderse de una división con el solo objeto de extraer mulas y ganado".

La saitilla (Bidens pilosa), también llamada aceitilla, amor seco o cadillo, es un arbusto con espinas que alcanza 1,20m de altura.

Los guardamontes eran piezas de cuero vacuno colocadas por delante y a ambos lados de la montura, cubriendo las piernas, como si el caballo tuviese alas. Protegían tanto al jinete como a su cabalgadura. Durante los ataques los gauchos golpeaban sobre los guardamontes con el rebenque, provocando un ruido que desorientaba al enemigo y que sumado a los gritos les hacía pensar que estaban en mayor número que el real.

Las boleadoras, como lo cuenta José Hernández en su Martín Fierro, en manos hábiles eran un arma letal, que se podía usar a manera de maza a corta distancia, y también arrojarse, ya sea a las patas de un caballo o a la cabeza de un hombre.

Las Higuerillas es una localidad que está a unos 35km de la ciudad de Salta, donde Güemes se refugió debajo de un cebil colorado luego de ser herido y donde murió después de diez días de agonía.

En la ciudad de Salta, al pie del cerro San Bernardo, se encuentra el monumento a Güemes, labrado con piedras extraídas del mismo cerro y con su figura ecuestre fundida en bronce ("Donde termina la calle va levantándose el cerro...").

Si tiene una guitarra, y todavía no sabe tocar nada, aproveche este
CURSO DE GUITARRA ONLINE
¡ES TOTALMENTE GRATUITO!
Y si no tiene una, cómprese una guitarra de estudio, que como podrá ver, no cuestan mucho.